MUERTOS DE LA INJUSTICIA MILITAR

Enrique Prieto Silva

Sábado 2 de diciembre de 2017

Mientras en el trayecto a Ramo Verde muere el Primer Teniente Rafael Eduardo Arreaza Soto, en un intento de fuga contra la represión militar, el comandante de la Zodi Carabobo, comandante Juan Du Boulay destaca en su discurso cuando ascendía a 70 oficiales de tropa, que: “…los graduandos deben continuar formándose como hombres y mujeres de moral, ética, verdad y ley, que deben los hombres de armas dar el ejemplo en cada uno de sus batallones, a fin de exigirles a sus subalternos el respeto y el compromiso que la nación demanda; que debemos aplicar a todos la misma ley por igual pero sin dejar de lado el compromiso de la patria; y que cada militar entienda que tiene el poder para que el país cambie para bien. El personal militar está convencido de que deben ser protagonistas de los cambios que requiere la patria”

Oratoria que pareciera ser convincente y real, pero que se aleja de la realidad siguiendo el mandato del “comandante eterno”, destructor de la patria de Bolívar y forjador de injusticias y contralibertades ciudadanas. Una oratoria falaz y tentadora del vil egoísmo militar forjado en la “revolución bolivariana”, que pudiéramos llamar destructora de realidades, patria y organizaciones democráticas. La FAN, una de ellas, que de gloriosa y democrática, pasó a ser “patriota” sin patria y forjadora de malicia y adefesios concomitantes con la estupidez y el odio.

 Lo venimos diciendo desde hace 17 años, nada bueno surgirá en las FFAA, siguiendo el prosaico brillo de la “joya” emblemática del 4F¸quien engañó al pueblo con el vaho del “por ahora” y acomodado en la cúspide que le forjaron muchos pancistas, produjo el peor gobierno que haya tenido la República en su historia y empoderó con ponzoña a un núcleo de militares transformados en escuderos mediante oropeles y grados “soberanos”, sin justicia y sin equidad lógica, solo merecida por el faldero apoyo a la “revolución”.

Pero la mayor perversión surge con el uso de la justicia militar como “garrote” del gobierno, en un acto claro de mantenerse en el poder con su falsa Constituyente, obviando las bases constitucionales de la CRBV que elimina  el uso de la justicia militar para enjuiciar delitos que no sean de naturaleza militar; lo que dio al traste con el vigente código de justicia militar y catapultó a los juristas que aplican en esta materia, como ignorantes del derecho y del deber ser. Más grave aún, existen jueces y fiscales militares que creen ser duchos en el saber que aprendieron en la universidad, pero ni siquiera se han leído las normas constitucionales que regulan la materia de la justicia militar (Exp. de Motiv. y articulo 261 CRBV), el numeral 4 del artículo 49 de la CRBV que regula el debido proceso y el juez natural, expresamente aclarado en el artículo 7 del COPP.

Es triste lo que ocurre y en nuestro caso, lamentar la muerte del Primer Teniente Arreaza Soto, nieto del coronel Víctor Raúl Soto Sánchez, compañero de la Promoción Batalla de Niquitao de la GN e hijo de una apreciada alumna en la Universidad Ana Soto.

Quiera Dios, que esta muerte no quede en vano. Que no sea la venganza la llamada a hacer justicia, sino que sea la bondad de la vida ofrendada por el teniente Arreaza la que llegue al corazón y la mente de nuestros militares de esta cepa labrada en “revolución”, para que se aparten del mal ejemplo dado por Chávez y entiendan que la Patria Venezuela es de todos y la FAN no puede ser la sabandija protectora y defensora del mal gobierno que se incrustó en la patria de Bolívar y pareciera que se niega a dejar sus malas andanzas y su destructor destino.

¡Que Dios de fortaleza a padres y abuelos del Teniente Arreaza para soportar esta ingrata amargura y nos ilumine con fortaleza para seguir su lucha!. QEPD

@Enriqueprietos