EDITORIAL  ARTÍCULOS   PONENCIAS Y TESIS    PUBLICACIONES   FORO MILITAR VENEZOLANO   GALERÍAS DE FOTOS    MIS VIDEOS    ANALITICA.COM    CHAT  ARCHIVO   OCIO    CONTÁCTENOS 

sábado, 28 de octubre de 2017                 

     artículos

Libertad para presos políticos

Enrique Prieto Silva           

Jueves 04 de octubre de 2017           

EL FORO MILITAR VENEZOLANO, quiso dar relevancia al hecho de la detención de militares como amedrentamiento del apoyo que estos han dado a los factores que luchan contra la “revolución bolivariana”; al considerar tal hecho como un acto cobarde de los líderes militares que asumen un rol pretoriano y antipatriótico y se ven rebasados por el dogma patriota, que no admite acciones de fuerza o uso de las armas de la República para amparar y sujetar los contritos perturbados del “chavismo”, que quieren aparentar haber logrado o hecho algo grande para la patria, cuando afortunadamente, con la muerte del promotor irredento se derrumbó el “muro de la indignidad socialista del siglo XXI”. Esa malignidad perturbada, que luego de erradicar las victorias de la democracia logradas con el “Pacto de Punto Fijo”, se enquistó en el ignorante pueblo perturbado por los antipolíticos, llegando a crear la estúpida frase de “aquí amamos a Chávez”, tendente a forjar canallescas golosinas para amedrentar al vulgo militar, que mantienen encuartelados con bozales de arepa engullidos con arsénico.

  Sin miramientos alevosos, pero con tacto a mentes perturbadas, dirigió su mirada, su voz y su pensamiento a elevar como exordio cargado de sentimiento filial y como ruego fraterno de militar al general Vladimir Padrino López, ministro de la Defensa, para que en su carácter de máximo líder del poder de las armas de la República y representante del mando y la administración militar, interceda ante el Poder Judicial y ante los encargados de la aplicación y ejecución de la justicia, solicitándole en nombre de los familiares y compañeros de los militares detenidos, procesados y enjuiciados por causas políticas su liberación plena y se suspenda la persecución policial que se erige sobre muchos de ellos como espada de Damocles.

Solicitó el FORO al ministro de la defensa, una particular sensibilidad humanitaria y entendido don de mando, para que pida en nombre de todos los amantes de la libertad y de la democracia, le sean dictadas medidas cautelares y hasta la liberación plena que se merecen los militares que han sido privados de libertad durante este largo periodo de conflicto político, donde de manera no muy legítima, muchos de ellos han sido incomprendidos en sus acciones de protesta natural y social, siendo penalizados en las jurisdicciones ordinaria y militar, sin mucho apego a la ley y al debido proceso, por lo que, sin mucha atención a los procederes establecidos en los códigos procesales correspondientes, los custodios policiales y penales han hecho caso omiso a la normativa correspondiente, cuando en muchos casos debieran ser liberados de forma inmediata, por así haberlo decretado el tribunal del caso; y en otros casos, por la negación de justicia al no atender los pedimentos de apelación o revisión de sentencia, como lo contemplan las normas procesales y constitucionales.

El FORO recordó al General Padrino López, que el Derecho Penal justo y en justicia siempre tiende y atiende a beneficiar al reo cuando existe la duda razonable. Inclusive, permite y ofrece muchas alternativas para la defensa, cuya fuerza procesal siempre primará sobre la acusación; es decir, que la justicia justa siempre estará por encima de cualquier pedimento del fiscal o del acusador, creciendo en magnitud hasta la libertad, cuando por cualquier motivo o medio, no exista plena comprobación de la acusación o de la imputación, preferiblemente, como manda la ley, que solo procede la detención por flagrancia en la comisión de un presunto delito. Presunción que permanecerá siempre como bondad y fuerza de convicción en beneficio del reo hasta la plena comprobación del delito que, en caso de la más mínima duda, prela ésta para libertad del inculpado. En este sentido, transcribimos el artículo 252 del COPP, que establece: 

“Toda persona a quien se le impute participación en un hecho punible permanecerá en libertad durante el proceso, con las excepciones establecidas en este Código.

La privación de libertad es una medida cautelar, que sólo procederá cuando las demás medidas cautelares sean insuficientes para asegurar las finalidades del proceso”.

Y el artículo 257 al definir la flagrancia establece: “Para los efectos de este Capítulo se tendrá como delito flagrante el que se esté cometiendo o acaba de cometerse.

También se tendrá como delito flagrante aquel por el cual el imputado se vea perseguido por la autoridad policial, por la víctima o por el clamor público, o en el que se le sorprenda a poco de haberse cometido el hecho, en el mismo lugar o cerca del lugar donde se cometió, con armas, instrumentos u otros objetos que de alguna manera hagan presumir con fundamento que él es el autor.”

Recuerda al Gral. Padrino, que fueron reiniciadas investigaciones penales, se hicieron imputaciones y se decretaron detenciones en contra de militares que participaron en actos políticos contra la insurgencia activa derrotada en las décadas de los 60’ y 70’ del siglo pasado, por hechos hoy calificados como delitos, que a la luz del Derecho son contra legem, al figurar como delitos en el vetusto Código de Justicia Militar, que de acuerdo al derecho moderno, con la promulgación del COPP y la Constitución vigente, fueron delitos derogados, obviamente inaplicables por contrario imperio y por encontrarse dentro de los parámetros de la inaplicabilidad del Derecho Penal por derogatoria, prescripción y por la irretroactividad en materia penal.

Se aprecian a las claras la inhumanidad y violación de los DDHH contra algunos militares, que siendo detenidos ilegalmente son maltratados con la violación de su dignidad humana. Militares que cumplieron con honradez e idoneidad su servicio militar a la patria y hoy en el ocaso de sus vidas, sufren la desidia y el odio político que irrespeta todos los pendones del honor militar. Al respecto, son transcritas algunas normas procesales irrespetadas por los ejecutores de la norma penal. Dice el referido COPP en su artículo 8: “Cualquiera a quien se le impute la comisión de un hecho punible tiene derecho a que se le presuma inocente y a que se le trate como tal, mientras no se establezca su culpabilidad mediante sentencia firme.”

Igualmente, el artículo 254 establece: “No se podrá decretar la privación judicial preventiva de libertad de las personas mayores de setenta años; de las mujeres en los tres últimos meses de embarazo; de las madres durante la lactancia de sus hijos, hasta los seis meses posteriores al nacimiento; o de las personas afectadas por una enfermedad en fase terminal, debidamente comprobada. En estos casos, si es imprescindible alguna medida cautelar de carácter personal, se decretará la detención domiciliaria.

En este exordio al General Padrino, el Foro Militar resalta la intención de no ahondar en bondades procesales y de derecho, que en realidad abundan, expresando que su intención, como órgano asesor y de intermediación estatutarios en beneficio de los militares en cualquier situación de servicio es de asesoría y claridad de la verdad, por lo que solo busca concienciarlo para que en su posición de autoridad política y mando militar, atienda todos los casos de los militares que están en la precaria situación carcelaria, pida u ordene la liberación de estos militares injustamente privados de libertad, donde muchos de ellos adolecen de frágil salud, que se agrava por la crisis de medicamentos que tiene existe en el país y, en algunos casos, por la injusta, ingrata e inhumana atención carcelaria que agrava el ilegal castigo, para que en su posición de autoridad política y mando militar, pida u ordena la liberación de estos militares injustamente privados de libertad.

Finaliza su petitum sugiriéndole sin egoísmo, que coadyuve, en conjunción con los órganos del Estado que atienden la materia carcelaria, de imputación y procesal penal y policial, para la revisión de todos los casos de detenidos políticos hartamente conocidos y solicitados por ciudadanos y organizaciones sociales y políticas.

Finaliza con la lacónica expresión de que ¡Penalizar con odio es mayor martirio que matar como castigo!

@Enriqueprietos

EDITORIAL  ARTÍCULOS   PONENCIAS Y TESIS    PUBLICACIONES   FORO MILITAR VENEZOLANO   GALERÍAS DE FOTOS    MIS VIDEOS    ANALITICA.COM    CHAT  ARCHIVO   OCIO    CONTÁCTENOS