martes, 12 de septiembre de 2017

 

Reciba un cordial saludo en la oportunidad de su visita a mi portal personal

artículos

DEPORTES

El Submarinismo

Por Enrique Prieto Figueroa 1999

Ausencia de gravedad, movimiento del mar, fauna poco o nunca vista, cambio del hábitat natural del hombre, espíritu aventurero, maravillas ecológicas subacuáticas, liberación de tensiones citadinas y sobre todo, mucho placer; es lo que hacen de este hobbie y deporte algo apasionante. Es apasionante por la excepcional experiencia que se acumula al poder contactar las maravillas marinas.

El submarinismo como deporte es tan apetecido como el surf, el golf y el paracaidismo, pero en el límite de sus posibilidades, se transforma en el deporte de los escogidos. Los que, no solo arriesgan la vida después de mucho tiempo de entrenamiento, sino que tienen que desprenderse del dinero necesario para la adquisición de los costosos equipos. Por supuesto en este nivel me refiero al SCUBA profesional.

El submarinismo más común, es el snorkelling. Esta es la actividad en la que los nadadores se mueven en aguas poco profundas, utilizando un equipo básico, observando el paisaje marino desde la superficie aunado a algunas inmersiones. En un principio, es la actividad acuática en la que los nadadores, dependiendo de su capacidad pulmonar de apnea, usando máscaras o visores, un tubo de respiración y unas aletas, permanecen bajo el agua durante varios minutos.

El equipo básico para el submarinismo son: la careta, máscara, o visor antes indicado, que rodea los ojos y la nariz, facilitando un espacio transparente enfrente de los ojos que permite tener una visión clara bajo el agua; el tubo de respiración o snorkel, que generalmente no sobrepasa los 38 cm de largo, conformado por una pieza para la boca en un extremo y abierto por el otro, el cual sale a la superficie del agua, permitiendo al nadador respirar mientras nada y de este modo estudiar el paisaje bajo el agua durante periodos prolongados; por último, las aletas para los pies , que son unos aditamentos muy útiles, que aumentan la eficacia en el nado, debido a la mayor superficie que permite movilizar mayores volúmenes de agua. Como recomendación especial, se sugiere a los nadadores llevar un traje de neopreno que evite posibles hipotermias, y para compensar el exceso de flotabilidad, se sugiere, ya que es casi necesario, llevar un cinturón con lastre, de manera que el buceador no tenga dificultad para descender bajo la superficie del agua.

Como puede observarse, este deporte, sin llegar a ser submarinismo propiamente dicho, puede efectuarse cerca de la superficie, utilizando los aditamentos indicados, o mediante el buceo, como ha sido la tradición desde hace siglos, mediante el mantenimiento de la respiración, lo cual requiere de práctica.

Este deporte o actividad de buceo, depende de la capacidad pulmonar para aguantar la respiración, lo cual permite al buceador moverse libremente a profundidades de más de 10 m sin la carga que supone el equipo especial de respiración. En la práctica, la mayoría de los buceadores a pulmón, pueden permanecer bajo el agua durante cortos periodos, por lo general menos de dos minutos, mientras que los buceadores con experiencia, pueden permanecer mayor tiempo. No es de olvidar, que los tejidos del cuerpo humano necesitan oxígeno de forma continua y que pocos minutos de sofocación pueden producir daños cerebrales o cardiacos.

El otro tipo de buceo autónomo es el SCUBA (self conteiner underwater breathing apparatus). Este tipo, consiste una prolongación de las posibilidades del snorkelling mediante la utilización de aire comprimido, que permite permanecer tiempos indefinidos bajo la superficie del agua. Por una serie de razones biofísicas y fisiológicas, este tipo de práctica requiere del entrenamiento especial. Afortunadamente para nosotros, a nivel deportivo, en Venezuela existe todo el personal especializado y calificado para el entrenamiento de una manera segura en esta aventura sin igual.

Por los motivos expuestos, es obvio que necesitamos equipos extras a los mencionados anteriormente como básicos, éstos son el chaleco compensador de flotabilidad, el regulador de aire, el profundímetro, el tanque de aire comprimido y su manómetro, además de tablas de planificación de inmersiones, linternas, y otros accesorios que puedan aumentar, facilitar y asegurar el placer dentro del increíble mundo submarino, dentro de ellos, una cámara fotográfica o filmadora especial, para dejar plasmados en vídeo o imágenes digitalizados, las maravillas que observemos en la aventura.

Por mi experiencia, considero como condición necesaria para este deporte, la disciplina y la observación de las pocas reglas básicas de seguridad, entre ellas, la de nunca bucear solo, conocer el sitio, haber examinado previamente el equipo, para evitar fallas de última hora, planificar la inmersión, cuidar los ascensos y no provocar riesgos que podrían ser lamentables.

EL SUBMARINISMO MODERNO

Modernamente, el submarinismo ha progresado, tanto en la actividad comercial, como en la deportiva, por lo que se han desarrollado equipos especiales, que permiten libertad de acción y el sumergirse a mayores profundidades durante un largo tiempo. En nuestro caso, como actividad deportiva, nos guía el placer de practicarlo con el submarinismo o scuba, como se ha generalizado su denominación, atendiendo al empleo de los modernos aparatos, que se han desarrollado para la respiración independiente bajo el agua que antes mencioné.

Estos trajes y equipos, a diferencia de los que se han utilizado en el pasado, son de confección liviana, hechos de tejidos cubiertos de goma, que dan al nadador la máxima protección y libertad de acción. Ellos se complementan con un equipo variable en aditamentos, cuya base fundamental es el dispositivo de suministro de aire independiente, consistente hoy, de un cilindro contenedor de aire a alta presión y un regulador de presión que lo hace respirable para el individuo.

Adicionalmente a todo esto, el continúo crecimiento de esta pasión provoca la aparición de especializaciones, que facilitan el disfrute del submarinismo en cada una de sus facetas deportivas, como son: buceo nocturno, profundo, fauna y flora, de mantenimiento, de rescate, en pecios, de altitud, en cuevas, en hielo, etc. Todas y cada una de estas prácticas, planificadas y certificadas por organizaciones académicas y comerciales internacionales como: NAUI, PADI, CMAS, etc., afortunadamente representadas en Venezuela.

Mucho más se puede hablar de este apasionante deporte, pero lo mas motivador y lo que atrae a quien lo practica, no es el deseo de competencia como en otros deportes, ni la riqueza física de su práctica, sino del placer que se siente al ponerse en contacto con las maravillas de ese inmenso mundo del fondo del mar. Es, como yo lo considero, el sumun de la ingeniería y de la arquitectura universal.

El autor es Ingº Industrial graduado, con postgrado en Gerencia de Proyectos de Ingeniería de la Universidad Católica Andrés Bello. Experimentado submarinista.

(Artículo publicado en Revista militar EN 1999)

Volver a la página anterior