¿DEMOCRACIA SIN GUERRA?

Enrique Prieto Silva

Jueves, 16 de noviembre de 2017

Desatada la guerra contra la MUD se multiplican los factores anti políticos y antidemocráticos, que subsumen errores y diferencias sin sentido, creando un clima desentrañable y peligroso que pudiera ser irreversible para la Oposición, donde muchos factores y líderes parecieran no darse cuenta del momento histórico para la democracia venezolana.

¡Sinceramente, no entendemos! O mejor dicho, no nos atrevemos a entender el dislate o error incomprensible. Durante 18 años hemos vivido la angustia de tener que asistir a elecciones amañadas pero esperanzadoras; y ahora que estamos a la puerta de derrotar al enemigo en su mismo terreno, surgen expresiones de pesimismo y temor, de que "este CNE va hacer trampa", mejor es no ir a elecciones. ¡Por Dios! ¿Dónde está la sindéresis? ¿Es que acaso el 16J no pedimos elecciones limpias?, y ¿Cómo podemos saber si hay limpieza o fraude si no vamos a elecciones?

Sabemos que el mundo quiere apoyarnos, pero como lo verá el mundo, cuando le digan que el gobierno quiere elecciones, pero la Oposición no quiere ir porque tiene miedo a perderlas. ¿Es ésta sindéresis, o la perturbación de una mente agónica? ¡Cristo sálvanos!

Se efectuó la reunión del Consejo de Seguridad de la ONU para tratar el problema Venezuela. Sin dudas, todos quieren ayudarnos. Se plantearon los problemas y situaciones con franqueza, como es lo lógico en esta Organización, pero algo debemos tener en cuenta; las acciones son lentas y protocolares; no hay acciones de presión para que el gobierno cambie, pero lo más grave es que el cambio está a la puerta, vienen las elecciones presidenciales y de nosotros ganarlas, eso implicaría cambio de gobierno y de régimen. Este régimen que es el problema que nos ha llevado a la ruina y al desastre por su "economía socialista".

Entonces, ¿Qué tenemos que esperar? ¡Nada!. Solo pedirle a ayuda al mundo ONU, que convenza a las naciones a observar al CNE y al proceso electoral para que no haya trampa, que por estos meses se vuelquen hacia nosotros para que sepan que los están observando. Que no lo ayuden a resolver ningún problema político si no admite las funciones de la AN y acepten la ayuda humanitaria como castigo, para que el pueblo no crea que son bondades "revolucionarias". Pero con mayor fuerza, amenazar a los integrantes del TSJ para que no sigan violando la Constitución y sigan dando vida al adefesio ANC.

Hay un factor que no debemos pasar por debajo de la mesa. Es la actitud del general Vladimir Padrino, quien ha declarado que: "La crisis la van a resolver los políticos, no los militares que no deben intervenir". Pareciera una declaración insulsa o negativa, pero hay que tomarla como lo que es, la desvinculación de la FAN del acontecer político, que tanto daño ha hecho a la misma FAN y al país y que le hemos reclamado. Ya Padrino lo demostró cuando las elecciones del 15 y ahora debe ocurrir lo mismo en los venideros procesos electorales. Es triste recordar el papel torpe y espeluznante que vivimos con los militares activos disfrazados de mediocres alcahuetas, haciendo loas a los "amos revolucionarios del poder". Eso que tanto indignó a la mayoría de la oficialidad militar y puso en tela de juicio su funcionar constitucional. Ya llegará, como debe ser en democracia, el momento de rendir cuenta; mientras tanto, hay que ser creyentes y dar tiempo al tiempo. ¡Basta de pesimismo, suposiciones incredulidad! ¡La duda no es buena consejera!.

Asumimos el título de democracia sin guerra, porque hemos llegado a odiar el término y hoy odiar es delito. Sin embargo, queremos repetir a los partidos de la MUD y a todos los que dicen llamarse opositores, que este régimen de gobierno siempre ha actuado como fuerza de guerra en combate, la que siempre hay que enfrentar queramos o no. En la ciencia de la polemología, que es la ciencia de la guerra, se aprende que cuando un enemigo ataca, tenemos dos opciones: defendernos o contraatacar. Si nos defendemos, podemos perder o podemos ganar, pero si no vamos a la guerra siempre perderemos. No sabemos si también seremos subyugados, porque en la guerra, la historia y el devenir la escriben los vencedores.

Tampoco debemos olvidar, que la guerra es la continuación de la política por otros medios y cuando los políticos se equivocan tendrán la guerra aunque no la quieran.

@Enriqueprietos